26 feb. 2010

Píldoras 21 y 28 días.


La píldora es el método anticonceptivo más eficaz para prevenir el embarazo de entre los métodos reversibles. La píldora anticonceptiva incorpora en su interior una determinada combinación de las dos hormonas femeninas: estrógeno y progesterona. Las diferentes píldoras anticonceptivas contiene distintos derivados del estrógeno y distintos derivados de la progesterona. Eso hace que algunas combinaciones sean más útiles, además de como anticonceptivas, contra manifestaciones clínicas como el acné, o para regular mejor el ciclo menstrual, o para tratar además otros trastornos hormonales.



Las píldoras anticonceptivas tienen en su composición dos tipos de hormonas:
estrógeno (etinil estradiol) y gestágeno (drospirenona). Las píldoras actuales tienen el mismo estrógeno y lo que diferencia a unas de otras es el gestágeno que tienen en su composición. La drospirenona tiene de especial un efecto contrario al que tienen los andrógenos, por lo que aquellas mujeres que toman esta píldora presentan mejora en el acné, en la grasa de la piel y el cabello y, en general, no manifiestan aumento de peso o retención de líquidos.

La píldora moderna se denomina píldora combinada (AOCs) porque une dos componentes en su composición. Uno es un estrógeno (tipo de hormona sexual femenina) y el otro es el gestágeno (hormona sintética similar a la progesterona natural). La función del estrógeno es ayudar al gestágeno, por un lado, y por otro, evitar que los folículos crezcan, aunque luego no se rompan. De esta forma se aumenta la eficacia anticonceptiva ya que no crecen los folículos y, aunque alguno creciera, no ovularía. Además regula los ciclos. La píldora combinada también puede ser monofásica -la misma cantidad de los componentes todos los días- o trifásica -varía la cantidad de los componentes a lo largo del ciclo. Esta última imita las variaciones de las hormonas que se producen de forma natural en la mujer y presenta un control del ciclo excelente.

En el ovario hay unas estructuras que se llaman folículos. Dentro de cada folículo hay un óvulo inmaduro. En cada ciclo menstrual varios folículos crecen, pero sólo uno se rompe y libera el óvulo ya maduro. Si este óvulo es fecundado por un espermatozoide y anida en el útero, se produce un embarazo. El resto del folículo que ha quedado en el ovario libera una hormona que se llama progesterona; uno de sus efectos es mantener el embarazo si éste ha ocurrido, y otro, impedir nuevas ovulaciones. Si no fuera así, aunque una mujer estuviera embarazada seguiría ovulando todos los meses y podría quedar embarazada de nuevo. Los métodos hormonales se aprovechan de esta función que tiene la progesterona natural de impedir nuevas ovulaciones. Para ello se utilizan hormonas sintéticas de acción similar a la progesterona natural, evitando que un folículo que ha crecido se rompa liberando el óvulo.

Además las hormonas producen un espesamiento del moco que hay en el orificio de entrada al útero, lo que dificulta la entrada de los espermatozoides. Estos son los principales mecanismos: anovulatorio y espesamiento del moco cervical. Además el endometrio (lámina que reviste el útero) cambia y hace menos probable que, tras el improbable fallo de todo lo anterior, el huevo anide.

Con el paquete de 21 días tomas una cada día, durante tres semanas y la cuarta semana, que es cuando la menstruación usualmente ocurre, no tomas ninguna pastilla por 7 días. El ciclo luego, se repite.
Con los paquetes de 28 días tomas 21 píldoras con hormonas y luego 7 placebos que no contienen hormonas. Las últimas 7 pastillas son pastillas recordatorio y son tomadas durante las 4 semanas incluyendo el período menstrual. Existe una clase de pastilla en la que 26 de ellas son activas, por lo que debes tomar todas las que contenga la prescripción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario